Publicidad

Anosmia

Cómo vivir sin olfato por culpa del coronavirus

La anosmia es una de las secuelas del coronavirus más comunes en pacientes que no han tenido síntomas graves. Dos pacientes que sufren esta secuela cuentan cómo es el proceso para recuperar el olfato.

Una de las secuelas del coronavirus es la anosmia o pérdida del olfato. Afecta principalmente a personas jóvenes y que han padecido síntomas leves. Algunas de las personas que padecieron esta virus llevan más de un año sin oler prácticamente nada. Estos pacientes han contado cómo es el proceso para volver a tener olfato y cuál es el entrenamiento que realizan para recuperarlo.

Silvia Pajuelo tuvo covid-19 hace meses y unas de las secuelas ha sido la pérdida del olfato. Cuenta que cuando cocinaba y se le estaba quemando la comida, "no olía prácticamente nada" y su compañero de piso entró corriendo porque "la casa olía a quemado" Narra cómo está siendo el proceso de volver a oler por primera vez después de tantos meses.

"Si en dos meses no se ha recuperado, es poco probable que ya lo vaya a hacer de manera espontánea", explica Secundino Fernández, otorrinolaringólogo de la Clínica de la Universidad de Navarra

Para poder recuperarlo hay 'cursos de entrenamiento' que consisten en oler diferentes cosas, por ejemplo, un limón, una rosa, o un clavo y registrar todos los aciertos para ver los avances. Hay laboratorios a los que las personas con anosmia acuden y practican cada día con diferentes aromas: "Hay cuatro opciones y me tienes que dar una respuesta".

Además de perder el olfato, en muchas ocasiones estos pacientes son incapaces de reconocer olores de toda la vida.

Marta Soto, es otro ejemplo de alguien que perdió el olfato por culpa del covid-19, "hace un mes no olía prácticamente nada y ahora solo olores muy fuertes que me pongo muy cerca de la nariz", asegura.

Publicidad