La Generalitat quiere potenciar que las personas en una situación de final de vida puedan decidir morir en casa con los cuidados paliativos necesarios y una atención digna cuando no sea necesario estar en un hospital, donde mueren actualmente más de la mitad de las personas, el 57% en hombres y el 48% en mujeres, frente al 19% en casa, según datos de 2017.

Además, según ha explicado la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, en septiembre se pondrá en marcha una nueva herramienta web para expresar "decisiones de final de vida" recabando la voluntad de las personas. Esta decisión se habría tomado tras escuchar a pacientes que afirman que si van a tener dolor en casa, prefieren estar en el hospital, pero si si se puede solucionar, optarían por su casa.

Asimismo, Vergés ha aseverado que "no es lo mismo que la eutanasia y el suicidio asistido", que están penalizados.