Imagen de varias dosis de la vacuna china contra el coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Casi 3 mil millones de personas podrían no tener acceso a la vacuna contra el coronavirus por la falta de neveras para guardarlas

Mantener la cadena de frío es prioritario para que la vacuna contra el coronavirus resulte efectiva, sin embargo la escasez de neveras para guardarlas puede provocar que miles de millones de personas tengan que esperar más de lo normal para poder vacunarse.

En resumen

Todo lo que tiene que ver con la pandemia del coronavirus parece que se complica. Con la segunda ola de contagios de COVID-19 descontrolada en casi todo el mundo, la carrera de la vacuna contra el virus superando cada día los obstáculos que surgen ahora estos baches continuos se suma la falta de neveras que puedan garantizar la cadena de frío adecuada para conservar la enorme cantidad de vacunas necesarias para inmunizar a la población mundial.

AP cifra en casi 3 mil millones de personas, de los 7,8 mil millones que hay en el mundo, los que se verían afectados por la escasez de refrigeradores para conservar una vacuna contra el coronavirus cuando la haya.

Desde que se desarrolla la vacuna hasta que se administra han de garantizarse unas condiciones óptimas para que la misma sea efectiva. La mayor parte de las vacunas tienen que ser almacenadas, transportadas y administradas a unas determinadas temperaturas, que suelen variar entre los 2 y los 8 grados centígrados.

En el caso de la vacuna contra el coronavirus, en concreto la de Moderna y la de Pfizer, esta temperatura puede ser incluso mayor al requerir temperaturas ultrafrías y los congeladores que bajan a menos de 70 grados Celsius son extraños incluso en hospitales europeos y americanos.

Curiosamente debido al brote de ébola que sufrió entre 2014 y 2016 el país africano, esto lo posiciona entre los primeros.

Un informe de la empresa de logística alemana DHL ya avisaba en septiembre de que los "requisitos de temperaturas iban a ser el principal desafío" para el lanzamiento de la vacuna contra el coronavirus.

"Las regiones con un clima particularmente cálido y aquellas que tengan una infraestructura de almacenaje en frío limitada serán las que más dificultades tengan a la hora de distribuir la vacuna", según el informe.

La iniciativa COVAX pretende garantizar el acceso a la vacuna contra el coronavirus también en los países menos desarrollados y planea priorizar las vacunas que puedan almacenarse entre los 2 y los 8 grados, según AP.

Publicidad