Publicidad

Turismo

Baleares, aliviada tras la decisión de Angela Merkel de dar marcha atrás en las restricciones en Alemania

Tan solo un día después de ser aprobadas, Angela Merkel da un paso atrás y revoca el endurecimiento de las restricciones de cara a Semana Santa en Alemania, medidas que limitaban la movilidad y la actividad de los comercios. La noticia ha sido muy bien recibida por parte del sector del turismo balear.

Angela Merkel, canciller de Alemania, ha revocado este miércoles su decisión de endurecer las restricciones en el país de cara a Semana Santa. Atribuye como un error suyo la decisión, que aplicó hace tan solo 24 horas y que implicaba el cierre de la actividad y la limitación de la movilidad de los alemanes. La noticia ha sido especialmente bien recibida en Baleares, cuyo turismo respira aliviado.

"Este error es solo mío", aseguraba la canciller, que seguidamente pedía perdón a la ciudadanía por sembrar dudas e incertidumbres en las restricciones. Su decisión, ahora revocada, implicaba que desde el jueves Santo y hasta el lunes de Pascua se prohibieran las concentraciones públicas, además del cierre de casi todo el comercio, lo que levantó cierta polémica en Alemania.

"La idea tenía mejor intención", ha dicho Merkel, que junto con los jefes de Gobierno de los 16 estados federados, ha corregido las medidas que estuvieron debatiéndose y fueron aprobadas en una reunión de más de 11 horas.

La restricciones en Baleares

Quien ha visto con especial alivio esta anulación del 'parón' alemán ha sido Baleares, que día a día ve cómo cientos de alemanes desembarcan en sus aeropuertos. Las previsiones para Semana Santa también son buenas y muchos hoteles ven su actividad recuperándose favorablemente.

Sin embargo, ni los alemanes se escaparán de las restricciones que están vigentes en las islas. A partir de este fin de semana, el interior de la hostelería volverá a cerrar en Baleares ante el ligero aumento de los casos de coronavirus, mientras que su cierre total seguirá establecido a las 17:00 horas.

Los turistas que llegan tampoco podrán ir en grupo a las playas, ya que solo se permite un máximo de 4 personas y deberán estar en su alojamiento a partir de las 10 de la noche, cuando empieza el toque de queda.

Las medidas aplicadas pretenden frenar la llegada de una cuarta ola del coronavirus después de las vacaciones, en un momento en el que la cepa británica amenaza en el archipiélago, pues supone ya el 83% de los casos. Además, todos ellos deberán presentar a su llegada una PCR negativa, una prueba que tendrán que repetir cuando regresen a su país.

Si quieres saber cómo evoluciona la vacunación en el mundo, España o en tu comunidad, lo puedes hacer a través de la herramienta CuentaVacunas de Antena 3.

Publicidad