Coronavirus

Así es Kraken, la nueva variante del coronavirus que se extiende más rápido y que alerta a la OMS

Kraken, la cepa del coronavirus más contagiosa de todas las detectadas hasta el momento, y que resiste a las vacunas, ha llegado a España.

Publicidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que la variante XBB.1.5, a la que se ha nombrado como la cepa Kraken, es la más contagiosa de todas las detectadas hasta la fecha en el mundo.

Debido a su mayor capacidad de transmisión el organismo ha confirmado que vigila este linaje del coronavirus con mucha "preocupación". "Nuestra preocupación radica en qué tan transmisible es y el hecho de saber que cuanto más circule este virus, más oportunidades tendrá de cambiar", han indicado los expertos.

Hasta el momento no han trascendido muchos datos sobre esta nueva variante, aunque las autoridades sanitarias a nivel mundial ya trabajan para tratar de controlarla.

¿Cómo es Kraken?

La nueva variante del SARS-CoV-2 es de origen norteamericano y se localizó por primera vez en Nueva York y Connecticut el pasado octubre. Poco después esta cepa XBB.1.5. se propagó rápidamente por todo el noreste de Estados Unidos y se calcula que es la responsable del 40% de todas las infecciones de covid en el país y cerca del 70% en la región noreste, la más afectada.

En el país la ola de infecciones está provocando un alto número de hospitalizaciones entre personas mayores de 70 años. Además los datos de aguas residuales señalan que EEUU está actualmente bajo "la segunda peor oleada" de infecciones de toda la pandemia.

No solo la variante ha aparecido en Estados Unidos ya que Kraken también ha sido localizada en más de 25 países como Francia, Alemania, Holanda, Irlanda y particularmente el Reino Unido, donde además se está extendiendo con velocidad.

También en España se han detectado ya los primeros casos. Según los últimos datos sanitarios existe una secuencia reciente de la XBB.1.5 en Cataluña y otras dos en el País Vasco.

Síntomas y características de Kraken

Por ahora, no hay indicios de que la variante XBB.1.5 genere más muertes que las cepas de covid ya localizadas. Los científicos añaden que sus síntomas son parecidos a los de otras variantes de la cepa ómicron, es decir, leves en gran parte de casos: tos, dolor de garganta, congestión nasal, fatiga, entre otros.

El virólogo de la Universidad Johns Hopkins, Andrew Pekosz, ha revelado a la cadena CNBC que los síntomas "son muy parecidos" a los experimentados hasta ahora por los infectados de covid y que, incluso, "estamos viendo que es un poco menos probable que aparezcan los síntomas más graves".

Aunque no es más mortal que otras cepas la OMS teme que su rápida expansión, su resistencia a las vacunas y su facilidad para mutar llegue a colapsar los servicios sanitarios. "Nos preocupa su capacidad de crecimiento, en particular en Europa y EEUU, donde ha reemplazado rápidamente a otras variantes circulantes", ha explicado la doctora Maria Van Kerkhove, líder técnica de la OMS para la covid.

Menos posibilidad de ser neutralizada

La variante Kraken tiene 14 mutaciones de la proteína Spike, en comparación de las versiones anteriores del virus, algo que según los investigadores, le ha otorgado una mayor resistencia a los anticuerpos. Esto confirma que tanto las personas vacunadas como las que han superado la enfermedad no están inmunizadas frente a esta cepa por lo que pueden volver a reinfectarse.

La universidad de Columbia realizó un estudio que reveló que Kraken tiene 63 veces menos probabilidades de ser neutralizada por anticuerpos en la sangre de personas infectadas o vacunadas que la subvariante de ómicron BA.2, y hasta 49 veces menos probabilidades de ser neutralizada que las BA.4 y BA.5.

La clave está en las vacunas

Los científicos coinciden en que las vacunas siguen siendo muy necesarias porque evitan que se den casos más graves de la enfermedad. "Siguen proporcionando un nivel de inmunidad que puede que no evite que te infectes, pero que puede tener un impacto significativo sobre si enfermas gravemente y mueres o no", ha argumentado Michael Osterholm, director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minesota.

En este sentido Osterholm ha puntualizado que "ahora mismo, los datos más recientes que tenemos muestran que las personas que tienen la vacuna bivalente (además protege para las variantes ómicron) corren un riesgo tres veces menor de morir que los que no la tienen".

Publicidad