Alimentación

Las advertencias de la OCU sobre el consumo de algas

Las algas están cada vez más de moda en España, por lo que recopilamos las advertencias de la OCU para un correcto consumo.

Estas son las advertencias de la OCU sobre el consumo de algas

Publicidad

Las algas son un alimento tradicional en Asia y, aunque probablemente hace unos años nadie se lo imaginaría, en España ya no es raro verlas en los platos de restaurantes o en supermercados. Pero, mucho cuidado porque las algas contienen elementos como el yodo o el cadmio que pueden llegar a ocasionar problemas. A continuación, las advertencias que lanza la OCU sobre las algas.

El yodo y el cadmio de las algas

El yodo es fundamental para la síntesis de las hormonas tiroideas, para el crecimiento o para el metabolismo basal, entre otros aspectos. En su naturaleza está el mar, de ahí que la sal marina, los pescados de agua salada y las algas sean fuentes de yodo. Tanto el déficit como el exceso de este elemento puede ocasionar problemas. Los niños, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y aquellos que padecen problemas de tiroides deben ser precavidos con el consumo de yodo. Para el resto de usuarios, un ligero exceso de yodo no supone un problema.

En el caso del cadmio, se considera un metal pesado que, de ingerirlo en exceso, se puede acumular en los riñones, producir náuseas o provocar fragilidad en los huesos. Es cancerígeno, además de estar considerado como mutagénico y tóxico a nivel reproductivo por lo que hay que controlar su ingesta.

Recomendaciones para el consumo de algas de AESAN

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda evitar el consumo de algas o de aquellos alimentos que las contengan a aquellos con disfunción tiroidea, a las personas que tomen medicamentos con yodo, a los niños y a aquellas mujeres que estén embarazadas o en periodo de lactancia.

Características nutricionales de las algas

Ahora que su consumo está cada vez más de moda es conveniente recordar sus características nutricionales. Las algas son consideradas un alimento sostenible porque para su cultivo no es necesario aportar fertilizantes ni pesticidas, además también presentan pocas calorías y aportan al organismo folatos, que son nutrientes buenos para el sistema inmunitario y minerales como calcio, el magnesio, el zinc, el yodo, el hierro o el selenio. Estas son algunas de sus características que las convierten en beneficiosas para el organismo. Sin embargo, hay que recordar consumirlas con moderación.

Publicidad