Una nueva estrategia quirúrgica permite recuperar la ilusión a personas tetraplégicas. Actividades cotidianas tales como comer, cepillarse los dientes o beber son imposibles para estas personas. Sin embargo, una nueva técnica ha hecho recuperar la movilidad de las manos a trece personas en Australia.

El procedimiento consiste en la transferencia de nervios que conecta los nervios funcionales con los nervios lesionados para así reparar los músculos paralizados, aunque han tenido que pasar dos años para conseguir este proceso, informan desde el Austin Health en Melbourne.

El grupo de especialistas de la unidad de Cirugía Plástica y Reconstructora unieron nervios sanos con los que estaban paralizados. La cirugía se produjo hace dos años y tras una intensa rehabilitación los pacientes han podido recuperar cierta movilidad.

Han sido 13 pacientes los que se sometieron a esta operación. Todos ellos contaban con una lesión medular a la altura de las vértebras cervicales C5-C7 lo que significa que aunque no podían mover sus manos y los codos, sí que tenían cierta movilidad en los hombres y parte de sus brazos.

Tras la intervención se realizó un seguimiento a los pacientes que fueron 16, aunque tres de ellos no la completaron. Por el contrario, esta cirugía marcó un antes y un después en la vida de los trece restantes. A los dos años de la operación los pacientes podían mover el codo lo que les permitió hacer movimientos con la mano y ser capaces de coger objetos.

Actualmente existe otra técnica que también permitía recuperar cierta movilidad, se trata del implante de tendones, sin embargo, la transferencia de nervios ofrece resultados más eficaces y algunas ventajas técnicas como una menor incisión quirúrgica o que el paciente necesite estar completamente inmovilizado tras la operación. Además, con este nueva estrategia una, única transferencia es suficiente para restaurar varios músculos a la vez.

Según indican los expertos, los ideal sería poder combinar estas dos técnicas, es decir crear una cirugía híbrida