La ventana de su casa se ha convertido en su único contacto con el mundo exterior porque desde ella es casi un niño como los demás. Quinn tiene cáncer y acaba de recibir un trasplante de células madre, un tratamiento que baja sus defensas y no puede salir a la calle.