SANT JORDI 2017

Puigdemont, en su tradicional discurso de Sant Jordi: "Las armas de Cataluña son el libro, la rosa y la cultura"

"Demostremos una vez más al mundo quiénes somos", ha subrayado el presidente de la Generalitat.

Publicidad

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha celebrado este domingo que la festividad de Sant Jordi refleja a Cataluña como "un país culto que hace del libro y de la rosa sus armas más poderosas"."Demostremos una vez más al mundo quiénes somos", ha pedido en un mensaje institucional por la Diada de Sant Jordi, y además, ha evocado el esfuerzo del sector librero actual y de cuando la edición en catalán era clandestina.

Ha añadido que la Generalitat y la Cambra del Llibre impulsan la candidatura de Cataluña para que la Unesco declare esta festividad Patrimonio Inmaterial de la Humanidad: "Cuantas más instituciones se añadan a nuestra propuesta, mejor", ha añadido después de que la vicepresidenta del Gobierno central apoyara esta iniciativa el viernes en Barcelona. Sin embargo, ha matizado que "si lo logramos, no será gracias a herederos políticos de aquellos que persiguieron la cultura catalana durante décadas -el franquismo-, sino gracias a los que han mantenido viva la llama de la lengua de cultura a través de sus libros".

La candidatura de la fiesta del libro y la rosa de Sant Jordi como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco es un objetivo que comparten el Gobierno y la Generalitat, pero la visita el pasado viernes a Cataluña de la vicepresidenta del Ejecutivo central, Soraya Sáenz de Santamaría, en la previa de la festividad, despertó recelos en las filas soberanistas. En este contexto, el presidente catalán, en un breve discurso de tres minutos, ha resaltado que el Govern ya lleva años trabajando con el sector del libro para lograr este reconocimiento de la Unesco.

"Lo conseguiremos gracias a la gente que cada año, de forma masiva, llena las calles con libros y rosas, y a aquellos que mantuvieron fiesta en tiempos difíciles, cuando editar un libro en catalán era un riesgo económico y personal, cuando se tenía que imprimir clandestinamente", ha subrayado.