MILLONES DE PETARDOS

Pekín recibe la llegada del Año del Gallo envuelta en una espesa niebla contaminante a causa de los petardos

La ciudad, que disfrutaba de cielos azules en la víspera de la celebración gracias al cierre de fábricas y la disminución del tráfico rodado, vio como los niveles de contaminantes subían rápidamente hacia la medianoche, el momento en el que el encendido de artefactos pirotécnicos es mayor, y se prolongaban durante la mañana de este sábado.

Publicidad

Publicidad