Guerra Rusia Ucrania

Zelenski asume la caída inminente de Mariúpol: "Los invasores se preparan para una nueva etapa de terror"

La situación es límite en Mariúpol, a punto de acabar en manos rusas, mientras que el temor ante el uso ruso de armas químicas va en aumento.

Publicidad

La situación en la ciudad portuaria de Mariúpol es crítica, las fuerzas ucranianas resisten al intenso asedio ruso. Parece cuestión de horas que la localidad al sur de Ucrania caiga en manos de las Fuerzas Armadas Rusas. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha asegurado este martes que la situación es límite y que "los invasores se preparan para una nueva etapa de terror". El posible uso ruso de armas químicas para la toma de la ciudad más asediada de la guerra en Ucrania sigue en aumento.

Políticos y soldados ucranianos han denunciado en las últimas horas que los soldados rusos están usando armas químicas para la toma de la ciudad portuaria. Desde el Pentágono han informado que se encuentran supervisando "informes preocupantes" sobre el uso de este tipo de armas, prohibidas por la Convención de Ginebra. Las fuerzas rusas ya controlan el puerto de Mariúpol y el alcalde de la ciudad estratégica por su ubicación en el mar de Azov, Vadym Boychenko, ha denunciado que más de 10.000 personas han muerto.

El fundador del Batallón de Azov, Andrei Bieletsky, ha asegurado este martes en su cuenta de Telegram que las tropas rusas han usado una sustancia química en Mariúpol y herido con ella a tres personas. Sin embargo, el portavoz de la milicia de la autoproclamada república de Donetsk, Eduard Basurin, ha negado el uso de este tipo de armas para asaltar la planta de Azovstal en la golpeada ciudad.

Una inminente caída en manos rusas

La ciudad portuaria de Mariúpol es uno de los principales objetivos del Kremlin desde el inicio de la guerra en Ucrania. Tras el repliegue de las fuerzas rusas hacia el sur y este del país, los combates y bombardeos son mucho más intensos. La localidad ha sufrido horrores de todo tipo y la población resiste 48 días de conflicto sin luz, agua, ni calefacción. Vadym Boychenko ha informado que la mitad de la población ha sido evacuada y en las últimas horas ha denunciado la deportación forzosa de entre 20.000 y 30.000 ucranianos por parte de Rusia.

La resistencia ucraniana en Mariúpol cada vez cede más ante el avance ruso y la toma de la ciudad parece inminente. Las milicias prorrusas aseguraron el pasado lunes que tomaron el control del puerto de la ciudad, una de las zonas más importantes del territorio. El teniente de alcalde de la localidad ha asegurado en declaraciones a la BBC: "La lucha por Mariupol continúa". También ha asegurado que las tropas del Kremlin han "ocupado temporalmente la ciudad" mientras ellos "siguen defendiendo el centro y el sur, como también las áreas industriales".

Un puente entre Crimea y el Donbás

Tomar el control de la zona permitiría a Rusia construir un puente entre Crimea y las regiones separatistas prorrusas del Donbás. El sur de Ucrania es un lugar estratégico clave por su localización en el mar Negro y el mar de Azov.

Publicidad