NINGÚN MIEMBRO JOVEN EN LA CÚPULA

El presidente chino se rodea de aliados y no nombra a un heredero en la nueva cúpula del Partido Comunista

Xi Jinping ha presentado a los nuevos líderes del partido que controlarán el régimen el próximo lustro.

Publicidad

El presidente chino, Xi Jinping, presentó a los nuevos líderes del Partido Comunista (PCCh) que, con él al frente, controlarán el régimen el próximo lustro, un grupo en el que predominan hombres muy cercanos al mandatario y en el que no se percibe un posible candidato a sucederle en la década venidera.

En un breve acto en el Salón Oriental del Gran Palacio del Pueblo, Xi y los otros seis miembros del renovado Comité Permanente del Polítburó, la cúspide del poder en China, posaron ante cientos de periodistas, después de meses de incógnita por saber quiénes serían los elegidos.

Sólo Xi y el primer ministro, Li Keqiang, se mantienen con respecto al anterior liderazgo, mientras que las cinco caras nuevas en la cúpula, conocidos aliados del presidente, ya habían sido anticipadas el pasado fin de semana por la prensa de Hong Kong, por lo que la sorpresa fue relativa.

Un grupo que sorprende por su relativamente avanzada edad -en Congresos anteriores se nombró a líderes por debajo de los 60 años, cifra que los siete rebasan- y que deja muchas dudas sobre qué cambios en el PCCh se traducirán en traspasos de poder en el Gobierno de China a partir de 2018.

"No hay ningún miembro joven que pudiera ser sucesor de Xi; ese tema lo decidirá él más tarde, pero parece indicar su deseo de mantenerse en el poder" más allá de 2022, cuando expira su segundo mandato. "Está claro que esa composición es a la medida de Xi, deshace las lealtades de clanes (distintas facciones del partido) y crea una sola, la del Partido, con él mismo como núcleo", subrayó, por su parte, el analista Xulio Ríos, del centro de estudios Observatorio de la Política China.

Los seis líderes que acompañan a Xi en la cúpula posaron de pie, hieráticos, ante la prensa, con un enorme cuadro de la Muralla China a sus espaldas, mientras el presidente dio un breve discurso junto a una bandera roja con el símbolo de la hoz y el martillo en el que anunció los objetivos de la formación para los cinco años próximos.

Publicidad