Grandes medidas de seguridad

Vuelven a las clases los alumnos del Instituto de Parkland que vivieron la matanza, visiblemente emocionados y entre innumerables gestos de apoyo

Decenas de padres, vecinos, alumnos y exalumnos de otras escuelas y también diversos cuerpos policiales se congregaron en la entrada principal para tratar de infundirles fortaleza y abrazarles. "Sabe bien volver. Ya era hora", dijo uno de los alumnos.

EEUU TIROTEO

Publicidad

Los alumnos del instituto Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida, EEUU), donde el pasado 14 de febrero un joven de 19 años mató a 17 personas, han vuelto este miércoles a las clases en medio de fuertes medidas de seguridad y visiblemente emocionados.

A primera hora de la mañana, los alumnos entraban en el recinto colegial turbados, entre lágrimas, con rostros que reflejaban tristeza, mientras un fuerte dispositivo de policía les hacía un pasillo y les trasmitía muestras de ánimo y apoyo.

Decenas de padres, vecinos, alumnos y exalumnos de otras escuelas y diversos cuerpos policiales se congregaron en la entrada principal para tratar de infundirles fortaleza y abrazarles. "Sabe bien volver. Ya era hora", dijo uno de los alumnos mientras entraba con sus compañeros en la escuela de secundaria entre aplausos y exclamaciones como "¡Estamos con vosotros!".

Otras personas les entregaban flores a los chicos y chicas e intentaban arrancarles una sonrisa en el rostro afligido. Numerosos carteles en los que se leen mensajes de ánimo y solidaridad, así como referencias a un mayor control de armas, llenan la entrada al centro educativo de la localidad de Parkland, en el condado de Broward, al norte de Miami.

Los alumnos se incorporan a clase, pero será una jornada especial en la que consejeros y expertos charlarán con ellos del tiroteo y la traumática experiencia vivida. Se prevé que los estudiantes hagan esta semana un horario reducido, con la mayor parte del tiempo destinado a encuentros "para hablar de lo sucedido y estar todos juntos como comunidad".

El pasado 14 de febrero el joven de 19 años Nikolas Cruz, exalumno del instituto y autor confeso de la matanza, entró en el centro educativo armado con un rifle semiautomático AR-15 y segó la vida de 14 estudiantes y 3 profesores, además de dejar una veintena de heridos. Cruz se halla actualmente detenido en una cárcel de Broward, en el sureste de Florida, sin derecho a fianza, y afronta 17 cargos por homicidio.

Publicidad