Invasión rusa en Ucrania

Vitaly, tras llegar a Alicante: "Mi hija ahora tiene miedo de los fuegos artificiales"

Vitaly se dedicó a repartir ayuda humanitaria hasta la liberación de Jersón, la ciudad dónde habitaba en la guerra en Ucrania.

Publicidad

Vitaly regresa a España tras más de 300 días en la guerra en Ucrania. Viajó durante 42 horas "sin dormir, en coches y autobuses" pasando por Crimea hasta llegar a Georgia.

Su familia vive en la localidad alicantina de Santa Pola, que ahora se ha convertido en su casa. Vitaly se dedicó a repartir ayuda humanitaria hasta la liberación de Jersón, la ciudad dónde habitaba. Vitaly habla en Antena 3 Noticias cómo fue su llegada y los días posteriores.

"Ya estamos aquí por fin", dice Vitaly. El voluntario hispano-ucraniano llegó a España antes de Nochevieja. Tras tomarse las uvas junto a su familia para dar la bienvenida al año 2023, pidió que se termine la guerra para que las familias ucranianas que la sufren "tengan paz".

Durante su estancia en Ucrania desde que comenzó la guerra, Vitaly nunca mencionó a su familia hasta no llegar a Alicante. Asegura que se debió a una forma de protegerla debido a que en la guerra "hay mucho peligro".

"Estaba muy preocupado de que les pasase algo y en todas las cenas tenía miedo porque detenían a todos los voluntarios en Jersón", dice.

"Le recuerdan a los bombardeos"

Vitaly explica que su hija, de 5 años de edad, está todavía asustada. "Mi hija ahora tiene miedo a los fuegos artificiales. Se esconde porque tiene miedo porque le recuerdan a los bombardeos", subraya.

Y ahora que se encuentran a salvo, "le da mucha pena" ver las imágenes y la situación que continúan viviendo por televisión. "Me gustaría estar allí y ayudar a las familias, a la gente. Es muy diferente estar allí oyendo los bombardeos y viendo las casas destrozadas", asegura.

Jersón fue una de las ciudades especialmente arrasadas por los bombardeos rusos. Para Vitaly, el peor momento desde que comenzó la invasión rusa fue cuando les cayó un misil cerca de su casa. También cuando intentaron detenerlo por llevar los medicamentos a las personas mayores en un pueblo cerca de Jersón. "Decían que llevábamos droga", indica.

Publicidad