La mujer que ha fallecido en una explosión de gas ocurrida en el centro de París se llamaba Laura, tenía 36 años y tres hijos. Residía en Burguillos (Toledo) y trabajaba en un supermercado.

La mujer se encontraba de visita en la capital parisina con su marido, que le había sorprendido con esta escapada romántica. Estaban alojados en la primera planta del hotel situado en frente de la panadería. La onda expansiva golpeó de lleno ese edificio y alcanzó a otros en un radio de cien metros.

Una vecina del barrio de Santa Bárbara, donde se ubica el supermercado en el que trabajaba, asegura que era "muy agradable y atenta". Ha señalado además que "la pena es aún mayor pensando que deja a tres niños huérfanos"

La fuerte explosión ocurrida esta mañana en una panadería en el centro de París, en la que han fallecido también dos bomberos, ha afectado a otros dos españoles, con los que el canciller del Consulado se encuentra en contacto y que están en el mismo hospital.

 

Según ha informado la prefectura de la Policía francesa, los bomberos fallecidos se habían desplazado al lugar para tratar un escape de gas en la panadería y, además de los fallecidos, hay cerca de cincuenta heridos, una decena de ellos muy graves. El escape de gas puede haber sido el origen de la potente explosión y el consiguiente incendio que ha llenado de humo las calles del centro de París.