Publicidad

Sydney

Veterinarios australianos alertan de la infección 'leptospirosis' que podría causar la muerte a perros

Los veterinarios están preocupados dado que el primer caso de leptospirosis ha sido "particularmente alarmante" tratándose de un perro de la zona que "no ha salido de su área residencial".

Los veterinarios de Australia han alzado la voz de alarma ante un primer caso de una grave infección que afecta a los perros y que puede provocar su muerte. Los profesionales han alertado de que se trata de la infección leptospirosis y que todos los dueños de estos animales deben estar al tanto de sus síntomas.

Desde el Hospital Veterinario Collaroy Plateau de la ciudad de Sydney han informado a través de Facebook de la presencia de esta bacteria que hasta ahora era desconocida. Se ha conocido tras haber atendido en sus consultas a un perro con síntomas de esta infección.

Los animales que están contagiados de leptospirosis padecen infecciones renales crónicas graves o insuficiencia hepática "fatal", lo cual se manifiesta con "diarrea, vómitos, fiebre y letargo".

¿Que és la leptospirosis?

La leptopirosis es una infección que es causada por una bacteria, la leptospira (con más de 200 variantes). Esta está ubicada principalmente en el agua que contiene orina de los animales, en zonas de climas cálidos y húmedos, y puede afectar también a humanos, aunque la padecen principalmente los perros.

Tal y como explica la clínica veterinaria, estos perros se infectan cuando entran "en contacto directo con la orina de reatas o fuentes de agua contaminadas". Este primer caso ha sido "particularmente alarmante", ya que se trata de un "perro de las zona que no ha salido de su área del residencia" y el cual finalmente ha fallecido a causa de la infección.

Los especialistas veterinarios aseguran que todos los propietarios de perros deben estar alerta y llevar al día la vacunación de sus mascotas, y sobre todo, incluir en estas la dosis contra la leptospirosis. Esta infección mortal podría trasmitirse a seres humanos ya que desarrollamos síntomas similares a los de la gripe, aunque estos mejoran tras un tratamiento antibiótico.

Publicidad