ERA LA FIESTA DE INAUGURACIÓN DE LA GRANJA

Varios policías y un granjero, aterrorizados durante una hora por un tigre hasta que descubren que es un peluche

El primer agente estaba tan convencido como el granjero de 24 años de que el tigre era real y pidió hasta seis vehículos más de refuerzos, uno de ellos armado. El dueño de la granja británica comenzó a sospechar cuando el 'tigre' no se había movido en todo ese tiempo.

Tigre de peluche en una granja británica

Publicidad

En la ciudad británica de Peterhead, el dueño de una granja llamó a la Policía después de haber visto a un tigre en el cobertizo de las vacas, según él mismo aseguraba. Bruce Grubb tenía mucho miedo porque había varios amigos en casa al tratarse de la fiesta de inauguración de la granja y los agentes acudieron al lugar para ayudarle. "Tengo miedo por mi vida", dijo el joven de 24 años durante la llamada a los servicios de emergencias.

"No tenía ninguna duda de que era real, me asusté muchísimo"

Cuando la policía llegó, permanecieron a salvo dentro de sus vehículos durante una tensa hora mientras trataban de encontrar la mejor forma de atacar a la bestia. De hecho el primer agente estaba tan convencido como él de que el tigre era real y hasta se negó a bajar las ventanillas de su vehículo. Fue entonces cuando llegaron seis coches más de policía, incluido un vehículo armado, mientras otros agentes verificaban que el animal no se hubiera de los parques de vida silvestre colindantes. Sin embargo, Bruce comenzó a sospechar cuando el 'tigre' no se movió en todo ese tiempo.

Después de acercarse nerviosamente al animal en su camioneta, se dio cuenta de que en realidad era un peluche. "No tenía ninguna duda de que era real, me asusté muchísimo. Me preocupaba que se fuera a comer todas mis vacas antes de que la policía lo matara", ha señalado a 'The Sun'. De hecho, el joven encontró al supuesto animal cuando fue al cobertizo a ver cómo estaban sus 200 vacas lecheras.

La Policía se llevó al peluche porque "querían mantenerlo como mascota" y no van a tomar medidas contra los bromistas, que tampoco se han identificado. "Ahora nos reímos, pero en ese momento daba mucho miedo", añade el granjero tras el susto.

Publicidad