Reino Unido

Harry y Meghan no han sido los únicos: las otras crisis de la familia real británica

La familia real británica afronta una nueva crisis protagonizada por Harry y Meghan, aunque no han sido los únicos que han causado un quebradero de cabeza a la reina Isabel II.

Publicidad

La crisis en la casa Británica está dando mucho que hablar entre sus ciudadanos. El nombrado 'Megxit', como ya lo llaman, ha abierto una brecha dentro de la familia real británica y la reina Isabel II vuelve a estar en el centro de atención.

Sí, el más reciente el escándalo de su hijo, el Príncipe Andrés. Él tuvo que renunciar a sus funciones por su relación con Epstein, el empresario acusado de abuso sexual y tráfico de menores. Andrés también provocó una crisis hace años cuando se separó de Sarah Fergusson. Aunque, sin duda, el momento más delicado para la corona británica fue el divorcio del Príncipe Carlos y Lady Di. Hoy todos la recuerdan en la reunión que afronta la reina con el príncipe Harry.

Los paralelismos son inevitables, Diana renunció al título de alteza real y su hijo quiere hacer lo mismo. Ella ya lo vaticinó hace 24 años en declaraciones a una revista donde hablaba de su hijo menor. Su rebeldía podría poner en jaque a la monarquía británica. Y así lo ha hecho, pero la reina no quiere que la historia se repita.

En 1996 Lady Di dijo que "William es muy parecido a su papá, más tradicional y racional. Pero Harry… él es como yo", cuando sus hijos tenían 14 y 11 años respectivamente.

Los paralelismos con Diana empezaron desde que, hace unos meses, el joven príncipe grabó una entrevista en África para el periodista Tom Bradby. Harry confesó su temor a los flashes y las cámaras que, a su juicio, acabaron con la paz y la vida de su madre.

Diana, de hecho, empezó a ser un icono cuando se alejó de Buckingham. Para mucha gente fue una especie de estrella que hasta tuvo himno pop (el 'Candle in the wind' que Elton John había dedicado años atrás a Marilyn Monroe) en su funeral.

En 1995, Diana concede una entrevista que acaba precipitando su divorcio donde hablaba de un entorno hostil. Una familia en la que siempre se ha sentido una intrusa. La entrevista televisada supuso un mazazo en Buckimham. El testimonio crudo y real de un miembro de la familia real caracterizada por su encorsetamiento.

Publicidad