El Departamento de Policía de Phoenix se enfrenta a una demanda de casi 8 millones de euros por abuso a la autoridad, según la familia que les ha demandado.

La querella ha sido presentado por Dravon Ames e Iesha Harper, donde detalla que los agentes incurrieron con brutalidad policial.

Según los padres de una niña, su hija habría robado una muñeca de una tienda sin que ellos lo supieran. El vídeo muestra a varios oficiales apuntado y gritando a un hombre y a su pareja embarazada junto a la menor.