El sur de California ha sufrido un nuevo temblor de 7,1 de magnitud en la escala Ritcher, después de que el pasado jueves, un terremoto de magnitud 6,4 se dejara sentir en zonas del condado de Los Ángeles.

Esta madrugada, un nuevo seísmo de magnitud 7,1 ha sacudido la zona. Ha sucedido a 0,9 kilómetros de profundidad a las 20.19 hora local y el epicentro estaba ubicado a unos 17 kilómetros al norte-noreste de Ridgecrest, una localidad de unos 30.000 habitantes 250 kilómetros al norte de Los Ángeles, donde se sintió el temblor.

El Departamento de Bomberos asegura que el nuevo terremoto ha producido "deslizamientos de viviendas, grietas de cimientos y muros de contención derruidos". Además, una persona ha resultado levemente herida.

En los últimos días, más de un centenar de temblores han sacudido el área, siendo este último el mayor el 20 años.

La sismóloga Lucy Jones ha explicado en su cuenta de Twitter que ambos terremotos -el del pasado jueves y el último, ocurrido esta madrugada- han ocurrido en la misma falla y "son parte de la misma secuencia".

 

"Como cualquier temblor, el de hoy de magnitud 7,1 tiene una posibilidad entre 20 de que le siga algo aún mayor, añade la sismóloga.

 

Los terremotos ocurridos en las últimas horas son los de mayor magnitud registrados en los últimos 20 años en el sur de California, desde 1999, cuando el conocido como 'Hector Mine', de magnitud 7,1, sacudió la zona.

Tanto el de 1999 como los actuales se han registrado en zonas rurales de California con poca población.