Toneladas de pólvora y color se han usado en Moscú para poner el broche final al Festival Internacional de luces y fuegos artificiales de la ciudad.

Este año el evento ha estado dedicado al teatro y ha contado con pirotécnicos profesionales de España y otros países como Argentina, Italia y Canadá.