FORMA PARTE DE UN GRUPO DE 18 BUZOS

Un buzo español, entre los encargados del rescate de los niños de la cueva de Tailandia

Se llama Fernando Raigal, y es uno de los dos buzos civiles incluidos en el dispositivo. Raigal tiene 33 años y es de Ciudad Real, pero vive en Tailandia.

Publicidad

Un total de 18 buceadores se enfrentan a peligrosas cavidades inundadas, a la oscuridad y la falta de oxígeno durante el rescate en la cueva en la que un grupo integrado por doce menores y su entrenador de fútbol quedó atrapado hace dos semanas. Entre ellos se encuentra un español que forma parte de ese equipo internacional de rescate.

Se llama Fernando Raigal, y es uno de los dos buzos civiles incluidos en el dispositivo. Raigal tiene 33 años y es de Ciudad Real, pero vive en Tailandia, está especializado en trabajos a gran profundidad y en condiciones extremas.

Los 18 buzos se turnan para entrar en la arriesgada cueva, ya que deben ser siempre los mismos porque van memorizando el recorrido y evitando el peligro. Hay zonas inundadas de apenas 72 centímetros de ancho por 38 de alto, algo que les obliga a quitarse las bombas de aire para cruzar de un lado a otro.

Mantener la cabeza fría y evitar caer en el estrés es el reto mental más difícil para ellos. Son un total de 11 horas, 6 de ida y 5 de vuelta, que exigen cambiar las bombas de aire.

Siete británicos, cinco tailandeses y un español son algunos de los submarinistas que en estos momentos trabajan ante los ojos del mundo en uno de los rescates más peligroso de su vidas.

Publicidad