Coronavirus

El último mensaje de un médico que murió por coronavirus en Brasil: "Me contagié haciendo lo que amo"

El neurocirujano brasileño, Lucas Augusto Pires, escribió una emotiva carta de despedida cuando estaba siendo trasladado a la UCI.

El conmovedor mensaje de un médico que murió por coronavirus: "Me contagié haciendo lo que amo, lo haría de nuevo"

Getty El conmovedor mensaje de un médico que murió por coronavirus: "Me contagié haciendo lo que amo, lo haría de nuevo"

Publicidad

Lucas Augusto Pires era un neurocirujano brasileño de 32 años que murió por coronavirus tras haberse contagiado de coronavirus mientras trabajaba en el hospital. Falleció el pasado 8 de agosto, no presentaba patologías previas, aunque no pudo superar la enfermedad tras ingresar en la UCI.

El neurocirujano decidió escribir una emotiva y sentimental carta mientras lo trasladaban a la UCI. Compartió la carta en redes sociales el pasado 27 de julio y se volvió viral. Augusto aseguró que no se arrepentía de haberse contagiado mientras trabajaba haciendo lo que más le gustaba, cuidar de sus pacientes.

Brasil ha registrado casi 24 millones de contagios y más de 622.000 muertes desde el inicio de la pandemia. Es uno de los países más golpeados por el coronavirus.

"Lo haría otra vez"

Lucas Augusto Pires se contagió de coronavirus y tuvo que ser trasladado a la unidad de cuidados intensivos. Padre de dos niñas pequeñas, decidió inmortalizar una carta y compartirla en redes sociales.

"Estoy yendo en este momento a la UTI debido al empeoramiento de mi cuadro por COVID-19. Estaré incomunicado, pero desde ya agradezco a los amigos por sus oraciones. Me contagié haciendo lo que amo, cuidando de mis pacientes con amor y dedicación. Lo haría de nuevo. Sé que mi Dios está sobre todas las cosas, que sus caminos y propósitos son siempre justos y perfectos y que al final todo contribuye en conjunto para el bien de aquellos que aman a Dios, de aquellos que son llamados según su propósito. Romanos 8:28. Amén", escribía en la carta.

El médico iba a trasladarse junto a su mujer y sus dos hijas pequeñas a Estados Unidos. Un cambio que no llegó a producirse tras dar positivo en coronavirus trabajando en el hospital Ivaipora después de haber estado en contacto con un paciente positivo.

"Estábamos seguros de que no tendría complicaciones. Tenía solo 32 años, no tenía antecedentes, solo un poco de sobrepeso, pero no era obeso. Poco a poco la situación empeoró", exclamaba la hermana del fallecido.

"Lucas era una persona increíble, la persona más inteligente que he conocido. Vivía mucho, tenía prisa por todo. Su vida fue muy feliz, hizo que todos se sintieran muy orgullosos. Incluso con miedo, no negó la fe. Creyó en Dios hasta el final", finalizó.

Publicidad