Ucrania

Los ucranianos en la frontera con Rusia: "Si intentan arrebatarnos la libertad, nos defenderemos"

Las imágenes satelitales muestran el gran despliegue ruso en la frontera con Ucrania y la tensión sigue creciendo mientras los vecinos de las zonas colindantes ven como "algo terrible y angustioso" en lo que puede convertirse su futuro.

Publicidad

Se mantiene el despliegue de tropas y vehículos rusos en la frontera con Ucrania, según han podido captar los satélites en Yelnya. El Kremlin no solo ha transportado fuerzas militares a la zona, sino que también ha instalado numerosos campamentos en la frontera. Rusia refuerza su presencia en la zona con el envío de sus unidades de élite a Bielorrusia y estos militares participarán en unas maniobras con el Ejército de ese régimen sustentado por Moscú.

Járkov, a escasos kilómetros de Rusia, es una de las principales ciudades ucranianas que siente el aliento de los 100.000 soldados rusos apostados en la frontera. "Nos sentimos al borde de algo terrible y angustioso", afirma Víctor, a lo que Yulia añade: "Somos una nación pacífica, pero si alguien intenta arrebatarnos la libertad, nos defenderemos...".

¿Qué ocurrirá en Ucrania?

Si habrá definitivamente una invasión o no de Ucrania, sólo se sabe en los despachos del Kremlin. Ya en 2014, Vladímir Putin, no dudó en anexionarse la península de Crimea...

Lo que sí está claro es que Rusia se siente amenazada ante la creciente influencia de Occidente en sus países vecinos. "Por lo tanto, lo que Moscú está planteando es una barrera definitiva que implique que Ucrania no pueda pasar a la órbita occidental, a integrarse en la OTAN", explica Jesús Núñez, codirector IECAH.

La semana próxima el parlamento ruso debatirá si reconoce la independencia de estas las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, a cuyos rebeldes Moscú lleva años armando. "Una vez que entendemos que Ucrania es un interés vital para Moscú, está también meridianamente claro que unas sanciones económicas añadidas a las que ya hay no van a hacer que Rusia ceje en su empeño", señala Núñez.

El gran temor de la Unión Europea es que Moscú use el gas como arma debido a que el suministro a los países del centro y del este del Viejo Continente, procede principalmente de Rusia.

Publicidad