Turquía

Turquía bombardea el norte de Siria e Irak en respuesta al atentado de Estambul

El Ministerio de Defensa turco ha justificado sus acciones en el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos confirma la muerte de varias personas tras los bombardeos.

Publicidad

Turquía ha lanzado ataques aéreos contra la guerrilla kurda en el norte de Irak bajo el grupo armado kurdo PKK y de Siria bajo control de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), en respuesta al atentado terrorista del pasado domingo en Estambul. Así lo ha informado el Ministerio de Defensa turco. Ankara les acusa del atentado.

"Se ha lanzado la operación Garra Espada contra las regiones del norte de Siria e Irak utilizadas como base por los territorios para atacar nuestro país", señala el comunicado. "Es hora de ajustar cuentas", tuiteó el Ministerio durante la noche.

El objetivo, según indican, es "neutralizar a terroristas" del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) en el norte de Irak y la milicia kurda de Siria Unidades de Defensa del Pueblo (YPG) en Siria "para asegurar la seguridad fronteriza" y "destruir las fuentes de terrorismo".

"Los nidos del terror se destruyen con disparos que dan en el blanco", agregaron poco después en otro mensaje. En él se incluía un vídeo que muestra el impacto de un bombardeo aéreo.

En el comunicado, el Ministerio de Defensa turco ha justificado sus acciones en el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas. Esta contempla "el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado".

Tanto las YPG como el PKK han acusado a Ankara de querer utilizar el atentado como pretexto para una operación militar en Siria. Ambos grupos han negado cualquier implicación con el atentado.

12 civiles muertos

El portavoz de las SDF, Farhad Shami, ha denunciado la muerte de 12 civiles durante estos ataques antes de acusar a las fuerzas turcas de alcanzar "un hospital, una estación eléctrica y varios almacenes de grano". El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR) ha confirmado al menos 24 combatientes fallecidos en varios ataques en Al Hasaka y Raqá.

Uno de los objetivos de los bombardeos fue la ciudad de Kobane, en Alepo, y un importante bastión de las fuerzas kurdosirias, a las que Ankara ha señalado por el atentado en Estambul. Ankara considera que las YPG y el PKK son ramas regionales de la misma organización y, por tanto, tiene designadas a ambas como organizaciones terroristas.

Continúa la investigación del atentado

Estambul continúa la investigación del atentado del pasado domingo. Un tribunal ordenó prisión provisional para 17 de los 50 detenidos tras al atentado, incluida la acusada de colocar el explosivo, Ahlam Al Bashir.

La mujer acusó a las YPG kurdas de planear el atentado, pero afirmó haber llevado el paquete bajo coacciones a su familia en Siria, según publican medios turcos.

En Bulgaria se han detenido a cinco personas sospechosas de complicidad en el atentado. Están acusados de ayudar a los responsables después de cometerse, ofreciendo logística y comunicación para ayudarlos a huir de las autoridades. La principal pista es un contacto por teléfono móvil con el que uno de los detenidos se comunicó con un presunto partícipe del atentado, señala la radio pública BNR.

Uno de los detenidos, según informa la televisión pública, es una persona "cercana a Bilal HAssan", un ciudadano sirio en busca y captura al que Ankara considera el cerebro del atentado.

Publicidad