LO AFIRMA EN ESPAÑA LA MINISTRA TUNECINA DE TURISMO

Túnez realiza un "gran esfuerzo" en turismo para que tenga éxito la transición democrática

Selma Elloumi Rekik, ministra de turismo de Túnez, ha visitado España para relanzar los intercambios en este sector entre los dos países. Y lo ha hecho después de que el gobierno español levantase las restricciones para visitar el país magrebí tras los atentados del Museo del Bardo y de la playa de Sousse en 2015.

Publicidad

Se ha reunido con el gobierno y con tour operadores españoles para intentar dar la vuelta a las estadísticas bilaterales de 2015 y 2016.

“El número de turistas tunecinos que han visitado España en ese periodo es el doble de los turistas españoles que se han desplazado a Túnez. Es decir hay muchos más desplazamientos de Túnez a España que en el otro sentido”.

La ministra, una de las ocho mujeres en el nuevo gabinete de unidad nacional tunecino, dice que la temporada turística 2016 ha retomado impulso gracias a visitantes del centro y este de Europa o argelinos, pero está aún lejos de las cifras de 2014, cuando británicos, alemanes, franceses, españoles y otros europeos llenaban sus hoteles y playas.

“Hemos hecho un gran esfuerzo en cuanto a seguridad, y eso en colaboración con la Unión Europea. Y también en el terreno bilateral, con países amigos, hemos puesto en marcha procedimientos de seguridad con expertos alemanes. También hemos instaurado un programa obligatorio de seguridad en aeropuertos, zonas turísticas, recintos arqueológicos, hoteles, restaurantes, etc…”.

El turismo representa el 7 por ciento del PIB de Túnez. Es por tanto un sector vital para la economía de ese país, y su recuperación impedirá que se formen bolsas de pobreza que sirvan de caldo de cultivo para radicales islamistas. La ministra Elloumi Rekik es consciente de este desafío y pide que se levanten las restricciones en Reino Unido u otros países europeos.

“Túnez está en plena transición democrática. Es la democracia más joven nacida en la región y en el mundo árabe. Y si existe una verdadera primavera árabe, esa es la que hay en Túnez. Por eso la experiencia tunecina debe tener éxito. Y eso no le gusta a todo el mundo. Por eso, en 2015 fuimos el objetivo de esos atentados. Y a la postre fue el pueblo tunecino el que ha pagado las consecuencias”.

Para ayudar a la recuperación de su turismo, Túnez organizará en noviembre un foro internacional que confirme su regreso al club de los grandes países receptores de turistas.

Publicidad