EN ESTADOS UNIDOS

Trump visita El Paso y Ohio entre multitudinarias manifestaciones y abucheos

En las últimas horas, Donald Trump, ha visitado las dos últimas ciudades golpeadas por masacres. En ambas, Trump ha evitado el contacto con los ciudadanos y no ha permitido el acceso a los hospitales de los periodistas acreditados para cubrir su visita.

Publicidad

Cientos de personas se han manifestado en la ciudad estadounidense de Dayton, en Ohio, y en El Paso, en Texas, por la llegada del presidente, Donald Trump, para visitar a los heridos en los ataques ejecutados este fin de semana, que se saldaron con 31 muertos.

Varios de los presentes en Ohio han portado carteles en los que se podía leer 'Bienvenido a Toledo' o 'Presidente Cheeto, no somos Toledo', en referencia al error de Trump durante su comparecencia de prensa del lunes, cuando expresó sus condolencias a "los fallecidos en Toledo", en lugar de Dayton.

Asimismo, otros manifestantes han mostrado pancartas en las que se podía leer 'Haz algo', 'Prohíbe las armas de asalto', 'Necesitamos control de armas, no pensamientos y rezos' y 'La presencia de Trump sólo empeora nuestro trauma'. Los manifestantes han colocado además un globo de grandes proporciones imitando a Trump.

El presidente no ha hecho declaraciones públicas durante su estancia en Dayton, pero más tarde ha descrito su visita como "cálida y maravillosa" a través de su cuenta en la red social Twitter.

Más tarde, el mandatario ha viajado hasta El Paso, escenario de un ataque horas antes del de Dayton en el que murieron al menos 22 personas. Trump ha visitado junto a la primera dama un hospital en la ciudad en el que se encuentran víctimas del tiroteo y un centro de operaciones de emergencia para agradecerles su respuesta ante el ataque.

Horas antes de empezar su viaje, el mandatario dijo a la prensa que cree que su retórica "une a la gente", en medio de las críticas lo divisivo de su discurso y sus acusaciones contra los inmigrantes tras los ataques.

La retórica de Trump ya había estado en el ojo del huracán días antes por sus ataques verbales contra cuatro congresistas demócratas. El ataque en El Paso fue ejecutado por un joven de 21 años identificado como Patrick Crusius, quien abrió fuego de forma indiscriminada en un centro comercial de la ciudad.

Las autoridades sospechan que actuó motivado por motivos raciales y tratan el caso como terrorismo, después de que el atacante dejara un manifiesto publicado en el que aseguró que actuaba motivado por la "invasión hispana de El Paso". La ciudad fue parte de la República de México hasta 1848, como parte del tratado de Guadalupe Hidalgo.

La Fiscalía de Texas considera el atentado como un caso de terrorismo y buscará la pena de muerte para su autor, según hicieron saber el domingo los abogados del Estado en rueda de prensa.

Unas 13 horas después del ataque en El Paso, otro joven armado, Connor Betts, de 24 años, mató a nueve personas en el centro de Dayton, en Ohio, antes de morir tiroteado por las fuerzas de seguridad. La Policía ha evitado especular con los motivos de Betts, aunque ha reconocido que tenía un pasado conflictivo y había amenazado a compañeros de instituto.

Publicidad