TRUMP QUIERE RECORTAR LAS AYUDAS A LAS 'CIUDADES SANTUARIO'

Las "ciudades santuarios" plantan cara a Trump y defienden a los once millones de indocumentados afectados

Las decisiones que ha tomado Donald Trump en las últimas horas son determinantes para la inmigración. Ha ordenado recortar las ayudas a los llamados "estados y ciudades santuario", aquellos que se niegan a deportar a inmigrantes ilegales, a menos que hayan cometido delitos. En Estados Unidos hay unos once millones de indocumentados.

Publicidad

Las llamadas "ciudades santuario" plantan cara a Donald Trump. Las autoridades defienden a los inmigrantes que viven sin papeles en su territorio.

"Quiere caricaturizarnos como alguien que abre las puertas de su ciudad a criminales extranjeros y dice "por favor, pasad". No hay nada más lejos de la realidad", afirma Eric Garcetti, alcalde de Los Angeles.

"No vamos a permitir que nuestros agentes de policía actúen como funcionarios de inmigración, es así de simple", insiste Bill de Blasio, alcalde Nueva York.

Pero Trump insiste con frases como "vamos a reinstaurar el imperio de la ley". Los afectados: unos once millones de indocumentados.

La mayor parte son mexicanos que llegaron al paísvecino en busca de empleo y una vida mejor y que ahora tienen miedo incluso de salir a la calle.

Al otro lado de la frontera aseguran que no pondrán dinero para un muro. "No tenemos por qué pagar", aseguran. Es la resistencia a las nuevas medidas del presidente norteamericano.

Publicidad