El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se reunirán a solas y compartirán una cena en Hanoi al inicio de su segunda cumbre, centrada en la desnuclearización de Corea del Norte y la posibilidad de avanzar hacia el establecimiento de relaciones diplomáticas.

Ocho meses después de su histórico primer encuentro en Singapur, Trump y Kim volverán a saludarse a las 18:30 (11:30 GMT) en el lujoso hotel de estilo colonial francés Sofitel Legend Metropole, en la capital de Vietnam. Trump y Kim se reunirán a solas durante veinte minutos, según la Casa Blanca, y después se les unirán cuatro de sus asesores para una cena de una hora y 35 minutos, que el lado estadounidense ha descrito como un encuentro "social" más que de trabajo.

A Trump le acompañarán en la cena el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el jefe de gabinete en funciones de la Casa Blanca, Mick Mulvaney; mientras que se rumorea que Kim acudirá junto a su hermana y asesora, Kim Yo-jong, y el principal responsable de la inteligencia norcoreana, Kim Yong-chol.

La cumbre continuará el jueves con una agenda aún desconocida, pero se espera que Trump y Kim intenten avanzar hacia una "definición compartida" de lo que significa la desnuclearización, una tarea no poco ambiciosa dado que Pionyang considera que ese proceso debería incluir también a Corea del Sur.

Según informes de prensa, la cumbre podría concluir con la firma de una declaración de paz en la península coreana, un documento político y no vinculante pero que tendría un peso simbólico claro en una región que sigue técnicamente en guerra tras el armisticio de 1953.

También se espera que EEUU y Corea del Norte establezcan oficinas "de enlace" en sus respectivas capitales, un primer paso en el camino para iniciar relaciones diplomáticas entre los dos históricos enemigos.