El presidente estadounidense, Donald Trump, ha iniciado el proceso para imponer aranceles a importaciones de China valoradas en aproximadamente 300.000 millones de dolares, lo que sumado a los gravámenes actuales cubre el total de los bienes chinos que compra anualmente por Estados Unidos.

Lighthizer no especificó si la tasa arancelaria será del 25 % y se limitó a explicar que el presidente le había ordenado "comenzar el proceso para subir las tarifas en básicamente todas las importaciones chinas". Pero no indicó cuándo entrarían en vigor esos nuevos gravámenes.

Tras la publicación, comenzará un proceso de debate público, en el que los estadounidenses podrán proponer cambios a la iniciativa, que entrará en vigor una vez concluya ese proceso, lo que podría producirse como pronto a mediados de junio y las nuevas medidas arancelarias podrían afectar a marcas como iPhone o Nike.

La decisión de Trump supone una escala en la guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales y se produce en un momento especialmente delicado.

Los representantes de China y EEUU se han reunido en Washington para una nueva ronda de negociaciones, en la que no han llegado a ningún acuerdo.

También te puede interesar...

Trump anuncia que aplazará el aumento de los aranceles a artículos chinos que estaba previsto para marzo

El sector aceitunero español, entre las víctimas de los aranceles de Trump

Crece la tensión en la guerra comercial entre Estados Unidos y China