122.026333

Publicidad

Coronavirus

Tres de cada diez negocios en Italia no pueden abrir sus puertas tras la crisis del coronavirus

Desde España se mira con atención a Italia, ante el temor de que lo que ocurra allí a partir de ahora sea de nuevo la tendencia que después se imponga en nuestro país tras la crisis sanitaria por el coronavirus.

Italia, la primera nación del mundo que decidió confinar al país por completo como medida para frenar la propagación del coronavirus, ha avanzado este lunes hacia una nueva normalidad tras registrar datos positivos sobre la evolución de la pandemia.

Comercios, bares, restaurantes e iglesias han abierto de nuevo sus puertas para dar la bienvenida a clientes y feligreses tras 69 días desde su cierre. Una reapertura prácticamente total de los negocios, de actividades y de levantamiento de muchas restricciones de movimiento, pero que mantiene a todos los italianos alerta ante la posibilidad de un nuevo rebrote de coronavirus, además de ser conscientes de que la recuperación del país se desarrollará durante un proceso largo y lento.

Para abrir un establecimiento deben cumplirse todas las medidas de seguridad e higiene contra el virus decretadas por el Gobierno. Directrices que se han seguido en la Basílica de San Pedro, en Roma, donde solo se podía acceder con cita previa, utilizando mascarilla y pasando un control de temperatura a la entrada. Sin embargo, tres de cada diez comercios se han visto obligados a permanecer cerrados al no poder hacer frente a los costes generados por la crisis del coronavirus.

Los últimos datos registrados apuntan a un importante descenso en el número de muertes por la enfermedad, 99 en las últimas 24 horas, así como en el número de contagios.

Desescalada en Europa

En París, en Francia, y pese a encontrase en la zona más afectada por el virus y con mayores restricciones, no se pueden mantener las medidas de seguridad y de distancia social mínima de dos metros por la gran afluencia de gente. Además, en la mayor parte del país, los colegios han vuelto a recibir en sus aulas a los alumnos de 11 y 12 años.

Un retorno escolar que también se ha producido en Bélgica, con 10 alumnos como máximo por clase y estrictas medidas de distanciamientos en los accesos y en las aulas. En Portugal, se han abierto 500 escuelas de secundario y se ha permitido retomar la actividad de comercios y restaurantes con un aforo del 50%.

En cambio, Grecia ha abierto 515 playas al público y ha decidido adelantar una semana la reapertura de restaurantes y centros comerciales ya que su economía está sustentada fundamentalmente por el turismo.

Publicidad