120.853333

Publicidad

Crisis humanitaria

La tragedia vuelve a las costas de Grecia con la muerte de un niño en un bote

Aumenta la tensión en la frontera entre Turquía y Grecia ante la peor crisis migratoria de los últimos años. Los refugiados se agolpan sobre todo en este paso de Pazarkule, donde esperan al menos 13.000 personas. Para evitar esos controles, los migrantes se juegan la vida intentado cruzar el río Evros: la frontera natural entre los dos países.

El nuevo drama humanitario que se está viviendo en la frontera de Grecia después de que Turquía decidiera suspender el acuerdo sobre migración y abriera sus fronteras.

Se trata de un niño que ha muerto este lunes en las costas de Lesbos. El menor iba en un bote inflable en el que viajaban un total de 48 refugiados. La zodiac llegó hasta la linde marítima con Grecia escoltada por una embarcación turca y a gran velocidad. Allí y con la guardia costera enfrente, los tripulantes decidieron hacer volcar el bote, una práctica habitual recomendada por los traficantes para forzar un rescate, según el relato de los guardacostas.

Se trata de la primera víctima mortal desde que Turquía decidió abrir sus fronteras, y la situación no parece tranquilizarse, sino todo lo contrario. Miles de personas se agolpan a la espera de que la verja que los separa de la UE se abra.

El ambiente en la isla de Lesbos está caldeado, por ello, las autoridades locales han decidido cortar el tráfico de la parte nororiental -donde se encuentra una de las playas que más llegadas experimenta- hacia Moria, donde se encuentra el superopoblado campo de refugiados, que alberga a casi 20.000 personas.

Erdogan asegura que ya había advertido de la situación

El presiente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha insistido este lunes en que ya había advertido de que "abriría la puerta" a los refugiados hacia la Unión Europea si esta no contribuía más en la asistencia a los millones de desplazados de la guerra de Siria que acoge Turquía.

"Ya había dicho antes que abriríamos la puerta si ellos no compartían la carga de los refugiados. Tenemos cuatro millones de refugiados (...). Como sabéis, abrimos la frontera y ahora, uno tras otro, he comenzado a recibir llamadas" (de líderes de la UE), dijo Erdogan en un encuentro con ONG de Turquía.

Publicidad