Reino Unido

Tragedia en Reino Unido: hallan muerta a una mujer en su casa junto a su hija de 3 años

La alarma saltó cuando el colegio al que van los hijos de Nicole Barnes llamó a su marido preguntando por qué no había acudido la madre a recogerlos.

Nicole Barnes junto a su hija, Delilah

Nicole Barnes junto a su hija, Delilah Twitter @JosefSa39957439

Publicidad

Conmoción en la localidad inglesa de Bootle. Una mujer ha sido hallada sin vida, junto a su hija de sólo 3 años, en su propio domicilio. La alarma la dio su marido después de que el colegio le avisara de que la madre no había ido a recoger a los otros tres hijos, tras la jornada escolar.

Nicole no acudió al colegio para recoger a sus hijos

La mujer, que se llamaba Nicole Barnes y tenía 29 años, residía en una casa en Bootle, Merseyside, situado al norte del Reino Unido. Los hechos tuvieron lugar el pasado lunes, 3 de octubre, cuando Barnes fue encontrada muerta junto a su hija de 3 años, esta con vida.

Barnes fue hallada después de que la escuela de sus cuatro hijos llamara a su pareja Craig Sharnock, de 36 años, para preguntarle por qué Nicole no los había recogido, momento en el que saltaron todas las alarmas y se apresuraron para comprobar lo que había sucedido.

Una vez llegaron al domicilio de la familia, vieron el cuerpo sin vida. Gemma, una amiga de Nicole, intentó reanimarla, sin éxito, mientras esperaban la llegada de los paramédicos, que nada pudieron hacer para salvar la vida de la joven.

La familia pide ayuda

La muerte de la mujer, ya dura de por sí, ha llegado en un momento crítico para la familia. Su marido acababa de ser despedido de su trabajo y se encontraba en plena formación de instalador de alfombras. Ahora, viudo y con cuatro hijos a su cargo, tendrá más dificultades para compaginar la formación con el cuidado de los hijos.

Ante esta situación, la prima de Nicole, Kim Jowett, ha tomado la iniciativa para organizar una recaudación de fondos, con la intención de "aliviar la carga financiara" de Craig y sus cuatro hijos: Snow, de 10 años; Scott, de siete; Tom, de cinco años; y la pequeña Delilah, de tres años.

Además, tal y como informa el 'Liverpool Echo', Tom sufre un autismo grave y Nicole luchó durante años para conseguirle la ayuda necesaria. Ahora, tras esta triste noticia, será más complicado.

Publicidad