La toma de la Bastilla de París ocurrió el 14 de julio de 1789. La Bastilla era una cárcel del Estado que se usó como prisión durante aproximadamente 400 años, que en ese momento sólo custodiaba a 7 prisioneros y estaba rodeada por más de 30 soldados. Los parisinos los liberaron tras una dura batalla y ese hecho supuso el fin del Antiguo Régimen y el inicio de la Revolución Francesa.

Durante mucho tiempo, la Bastilla fue símbolo del despotismo, del absolutismo y de la monarquía francesa. La toma de la Bastilla en 1789 significó el triunfo de la República sobre la monarquía.

Los parisinos estaban desencantados por las malas cosechas de la época que provocaron graves problemas de subsistencia y aumentó la pobreza del país. Eso unido al despotismo de Luis XVI y a la destitución del ministro Necker, un político muy querido por el pueblo parisino por ser una de las cabezas visibles de la transición democrática.

Los rumores de la destitución llegaron a oídos de los habitantes que decidieron tomar la Bastilla el 14 de julio al grito "la Bastilla será nuestra". Tras numerosos altercados que dejaron alrededor de cien muertos y más de 60 heridos, Luis XVI y su familia acabaron en la guillotina.

¿Por qué los ciudadanos decidieron tomar la Bastilla?

-Los ciudadanos revolucionarios querían imponer su forma de gobierno republicana y llevar a cabo una asamblea que pusiera fin a la monarquía absolutista.

-En la Bastilla se encontraban como prisioneros algunos pensadores de la época.

-El exceso de poder de Luis XVI

¿Qué pretendían conseguir asaltando la Bastilla?

-Eliminar los derechos y privilegios del sistema feudal y de la nobleza.

-Firmar una Constitución.

La caída del Antiguo Régimen y el inicio de las movilizaciones de la Revolución Francesa cambió la historia de Francia para siempre.

Así se ha vivido otros años el 14 de julio, declarado día Nacional en Francia por la toma de la Bastilla en París.