Publicidad

Estados Unidos

Una tiktoker amenazada en un parque de atracciones en Oklahoma por llevas pantalones "muy cortos"

La tiktoker Bailey Breedlove fue amenazada en un parque de atracciones en Oklahoma por llevar pantalones "muy cortos" el pasado 30 de abril.

La tiktoker Bailey Breedlove fue amenaza el pasado 30 de abril en un parque de atracciones en Oklahoma por llevar pantalones "muy cortos" en Estados Unidos. Así lo ha denunciado la propia Breedlove a través de su cuenta de Facebook. Como era de esperar, la historia se ha hecho viral y ha enfurecido a las redes sociales.

Amenazada por llevar pantalones "muy cortos"

Bailey Breedlove se fue a pasar la tarde con su familia a un parque de atracciones en la ciudad norteamericana de Oklahoma City. La hija de Breedlove decidió tirarse por una colina y fue en ese momento en el que una agente de seguridad recriminó a la niña que ese comportamiento no estaba permitido en el parque.

Acto seguido, la misma agente amonestaba a Bailey Breedlove porque "llevaba unos pantalones muy cortos". Bailey padece autismo y se pone muy nerviosa cuando tiene que hablar con la policía, por lo que pidió ayuda a su pareja. La agente no se separó y la sujetó del hombro mientras gritaba a la propia Breedlove.

Breedlove finalmente adquirió unos nuevos pantalones, ya que la propia agente le aseguraba que no le iban a dejar pasar la tarde en el parque con los otros.

Indignación en las redes

Fue entonces cuando Bailey Breedlove decidió grabar parte de lo sucedido y colgarlo en TikTok, red social en la que cuenta con más de dos millones de reproducciones, y también contó su historia por Facebook.

Las redes sociales en Estados Unidos se han llenado de comentarios que afean la conducta tanto de la oficial de policía como de su responsable del parque.

Bailey ha pedido que le reembolsen el dinero que gastó en el parque "por el trauma causado a mi familia por un par de pantalones cortos en un día caluroso. No dejaré que esto pase ya que estamos en 2021 y no en la escuela secundaria. Hemos contactado con el departamento de policía de Oklahoma, así como con un abogado".

La propia empresa del parque de atracciones ha prohibido la entrada de Bailey en sus parques de atracciones durante los próximos cinco años, pero ella ya ha asegurado que tiene claro que "no regresaré a ninguno de sus parques si así es como tratan a las mujeres y a los ciudadanos y visitantes respetuosos de la ley".

Publicidad