TRAS EL ATENTADO EN EL MANCHESTER ARENA

May, tras el atentado en Mánchester: "La policía cree saber la identidad del terrorista pero no podemos confirmar su nombre"

Theresa May ha afirmado que "el nivel de alerta continúa siendo severo", ya que sigue habiendo "mucha probabilidad de que haya otro ataque". Lamenta que el atentado haya tenido como objetivo a los más jóvenes "de una forma fría y calculadora".

Publicidad

La primera ministra británica, Theresa May, ha afirmado que la ciudad de Mánchester ha sido víctima de un ataque terrorista "monstruoso" destinado a castigar a familias jóvenes que habían acudido a un concierto de música.

En una declaración al país ante la residencia oficial de Downing Street, May informó, además, de que la Policía cree haber identificado al autor del ataque, en el que 22 personas perdieron la vida, pero puntualizó que aún no puede ser facilitada.

May lamenta que el atentado haya tenido como objetivo a los más jóvenes "de una forma fría y calculadora". "Todos los actos de terrorismo son ataques cobardes sobre gente inocente, pero este sobresale por su cobardía enfermiza teniendo como objetivo niños y jóvenes indefensos que deberían haber disfrutado de una de las noches más memorables de su vida", ha puntualizado.

La primera ministra ha asegurado que la policía británica está trabajando cara obtener una imagen completa de todo lo sucedido. Hasta ahora saben que "un único terrorista hizo explotar esta bomba improvisada cerca de una de las salidas del lugar y escogió el sitio y la hora para causar la mayor atrocidad y la mayor cantidad de muertes".

Las autoridades creen que el ataque fue perpetrado por única persona pero ahora necesitan saber "si estaba trabajando solo o era parte de un grupo más grande". Theresa May ha avanzado que la policía cree "saber la identidad del terrorista pero en este momento" no pueden confirmar su nombre.

Ha confirmado que "además del atacante", han fallecido 22 personas y 59 han resultado heridas. "Los heridos están siendo tratados en ocho hospitales en Mánchester y muchos de ellos tienen su vida amenazada", puntualiza.

"Estamos intentado comprender la mente que es capaz de ver a los niños como una oportunidad de hacer una matanza y seguiremos intentando prevenir estos ataques", asegura. Aun así, ha afirmado que "el nivel de alerta continúa siendo severo", ya que sigue habiendo "mucha probabilidad de que haya otro ataque".

Publicidad