Theresa May firmó la carta de dimisión como líder del Partido Conservador británico aunque permanecerá como primera ministra en funciones hasta la elección de su sucesor, prevista para finales de julio. May adelantó el pasado 24 de mayo su intención de renunciar hoy al cargo tras casi tres años en el número 10 de Downing Street, por la imposibilidad de materializar la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Tras casi tres años de contienda, el 'brexit' dio su estocada definitiva a Theresa May, que presentó oficialmente y con total discreción su renuncia al liderazgo del Partido Conservador y a la jefatura del Gobierno británico. May no hizo ningún discurso ni declaración pública el día en el que culminan sus duros años de mandato, un tiempo que empezó y ha terminado irremediablemente marcado por el 'brexit'.

La veterana política permanecerá en el cargo en funciones hasta que se designe a su sucesor en unas primarias internas que darán comienzo el próximo lunes y que, por el momento, cuentan con once posibles candidatos. La todavía 'premier' comunicó su dimisión a través de una carta privada a los presidentes en funciones del llamado Comité 1922, que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, Charles Walker y Cheryl Gillan.

Una decisión que adelantó el pasado 24 de mayo en un emocionado discurso a las puertas del número 10 de Downing Street en el que expresó su profundo pesar por no haber podido cumplir con el gran cometido de su legislatura: ejecutar la ruptura con el bloque comunitario. "He hecho todo lo posible para materializar el 'brexit'. He luchado para hacer que el Reino Unido sirva no solo a unos pocos privilegiados sino a todo el mundo y cumplir con el resultado del referéndum", puntualizó May, antes de que se le saltaran las lágrimas en su comparecencia de hace dos semanas.