Coronavirus

El terrible desenlace de Lara, la joven de 22 años que murió de coronavirus esperando una cama de hospital en Argentina

La imagen fue compartida en redes por su madre. La joven que padecía diabetes esperó una cama tumbada en un pasillo de un hospital en Argentina y tuvo que ser trasladada a otro centro donde falleció.

Lara, la joven de 22 años que murió de coronavirus esperando una cama de hospital en Argentina

Publicidad

La historia de Lara Arreguiz, estudiante de veterinaria, se ha viralizado en redes sociales después de que su madre compartiera una imagen de su hija, enferma de coronavirus, mientras esperaba ser atendida en un hospital en Argentina. "Le llegó una cama muy tarde", afirmó su madre en el mensaje compartido. La joven no recibió cama y fue trasladada a otro hospital. Allí murió de la Covid-19.

En suelo de un hospital

La imagen que eligieron los padres de Lara para contar lo que provoca la pandemia del coronavirus y denunciar la falta de camas en los hospitales de Argentina fue la foto de su hija tumbada en el suelo de un centro de salud de Santa Fe mientras esperaba ser atendida. Lara murió a los pocos días.

"Cuando te toca en carne propia hay que vivirlo y es lo peor que te puede pasar estar en el hospital con un ser querido y no tener una cama o un médico que te ayude. Espero que lo que nos pasó sirva para concientizar a la gente, que esto le puede pasar a cualquiera", aseguró el padre de Lara a un medio local.

"Lara tuvo una cama muy tarde. Por falta de empatía, sentido común y profesionalismo. Anduvimos de acá para allá más casi dos días para tenerla. Y a terapia pasó en los últimos momentos. Ella era paciente de riesgo y debía ser prioridad en la atención. Los médicos hacen un juramento y acá no lo cumplieron" ha compartido la madre de Lara en redes sociales.

Falta de camas

Lara, con diabetes, comenzó con síntomas el pasado jueves 13 y llamó a sus padres quienes la llevaron al centro de salud en Santa Fé. Allí sentaron a Lara en una silla de ruedas porque no había camas y tras el estudio, los sanitarios determinaron que tenía pulmonía bilateral.

Los médicos practicaron entonces nebulizaciones y la enviaron a casa con un cita pendiente tres días más tarde para hacerse un test de coronavirus. Sin embargo, en casa, el estado de salud de Lara empeoró.

Lara Arreguiz tenía 22 años cuando falleció y su caso demuestra cómo la pandemia de coronavirus golpea por su virulencia a las personas y a los sistemas de salud. Algo que sus padres han querido denunciar visualizando el terrible desenlace de su hija.