Cientos de personas han tenido que ser evacuadas de sus casas en California debido a las intensas lluvias caídas en la zona y las fuertes rachas de viento.

En San Francisco, varios coches se han quedado atrapados por las inundaciones, aunque el mayor peligro lo están provocando los desprendimientos.