Supera el coronavirus un hombre de Kansas al que su familia ya había preparado el funeral

Publicidad

Coronavirus

Supera el coronavirus un hombre al que su familia ya había organizado el funeral

Los médicos solo le habían dado un 1% de posibilidades de sobrevivir al coronavirus después de 7 semanas en coma. El día en el que iban a desconectarle del ventilador, ya con su funeral preparado, despertó.

David Williams es un hombre de Kansas, Estados Unidos, enfermo de coronavirus al que su familia ya había organizado el funeral. Según los médicos, las posibilidades de que sobreviviera eran casi nulas, pero el día en el que iban a desconectarle del ventilador despertó del coma.

Las probabilidades de que David Williams sobreviviera después de pasar 7 semanas en coma eran de tan solo un 1%, según los médicos. Con este pronóstico y después de tanto tiempo en el hospital, los doctores decidieron llamar a la familia para comunicarles su estado y pronóstico: seguía en coma y no iba a sobrevivir. Tras esta llamada, su mujer decidió empezar a organizar el funeral para poder despedirlo. Incluso sabía quiénes iban a ser los portadores del féretro.

"Habíamos planeado apagar el ventilador el día después del Día de Acción de Gracias y no pensaron que sobreviviría mucho tiempo", cuenta Staci, la mujer de David Williams, a la cadena KSHB.

Cuando llegó el día de apagar la máquina que le mantenía con vida, los doctores se llevaron una gran sorpresa. Williams había despertado del coma. Scott Kujath, médico y amigo de la familia, también ha contado a la televisión americana cómo se enteró de la buena noticia: "Recibí una llamada telefónica diciendo que el funeral fue cancelado y eso es simplemente increíble el arte de la medicina es fabuloso y cuando Dios tiene un plan diferente al nuestro, aún puede hacer milagros".

Incluso, habían iniciado una recaudación de fondos para que la familia pudiera vivir en buenas condiciones tras la muerte de Williams.

Ese día empezó una nueva vida para David Williams, ya desconectado de la respiración mecánica y de la diálisis ahora centra sus esfuerzos en poder caminar y en poder recuperar la normalidad lo antes posible. Aunque todavía recuerda incrédulo la historia que le han contado: "¡Habían planeado mi funeral, pero afortunadamente era demasiado pronto!".

Según cuenta Williams, el coronavirus le ha quitado muchas cosas, entre ellas a su propio padre y varios amigos, pero aún así quiere lanzar un mensaje de optimismo: "Hay esperanza, todavía no tenemos todas las respuestas sobre esta enfermedad y recibimos sorpresas todos los días. Es simplemente un milagro y estoy agradecido de ser el destinatario".

Publicidad