La justicia fancesa ha considerado accidente laboral sufrir un infarto mientras se practica sexo durante un viaje de negocios en contra de los argumentos de la empresa que defendía que la muerte se produjo después de las horas laborales.

En 2013, un hombre acudió a un hotel junto a una chica, tras pasar la noche juntos el hombre murió de un ataque al corazón, según 'The Times'. Él, ingeniero de la empresa de electrificación de infraestructuras ferroviarias TSO, estuvo con la mujer en otro hotel del que la empresa reservó durante el viaje de negocios. Por lo que la empresa lo utilizó como argumento.

El abogado de la empresa crítico que el ingeniero "había interrumpida a sabiendas su viaje de negocios por una razón dictada por un interés personal, independiente de su empleo" cuando llevó a cabo "una relación adúltera con una completa desconocida".

El Tribunal de Apelación de París sentenció que la muerte del empleado era atribuible a un accidente en el lugar de trabajo porque se produce en el desempeño del mismo.