Nord Stream

Suecia detecta una cuarta fuga de gas en los conductos del Nord Stream

La OTAN y la Unión Europea están convencidas de que se trata de un sabotaje. Según la prensa alemana, la CIA advirtió hace semanas de esos posibles ataques.

Publicidad

La guardia costera de Suecia ha hallado una cuarta fuga de gas en los conductos del Nord Stream, lo que añade más argumentos a favor de la teoría de un sabotaje a la infraestructura energética.

Según publica el rotativo sueco Svenska Dagbladet, un portavoz del cuerpo costero ha informado del hallazgo de una cuarta grieta en el gasoducto. La cuarta fuga está en el oleoducto Nord Stream 2, muy cerca de un agujero más grande encontrado en el cercano Nord Stream 1, dijo la guardia costera sueca.

"Dos de estas cuatro fugas están en la zona económica exclusiva de Suecia", dijo la portavoz de la guardia costera, Jenny Larsson, al periódico el miércoles por la noche. Las otras dos infracciones se encuentran en la zona económica exclusiva danesa.

La Unión Europea sospecha que el sabotaje está detrás de las fugas de gas en los oleoductos submarinos rusos a Europa y promete una respuesta "robusta" a cualquier interrupción intencional de su infraestructura energética. Si bien ninguno de los oleoductos estaba en uso en el momento de las supuestas explosiones, estaban llenos de gas que se ha estado arrojando al mar Báltico desde las rupturas del lunes.

Las razones para denunciar un sabotaje

Tras el hallazgo en el Mar Báltico, la Unión Europea ha prometido reforzar la seguridad en sus infraestructuras. Tanto la Unión Europea como la OTAN dan por hecho que estamos ante unos actos deliberados y dicen que es absolutamente inaceptable que se ataque una infraestructura crítica.

Así que, de manera paralela, se está reforzando la seguridad del resto de instalaciones energéticas: el ministro de Defensa danés se ha reunido con el secretario general de la OTAN para estudiar diferentes opciones, Noruega ya ha confirmado que ha enviado a sus militares a las centrales de gas y petróleo y en Finlandia la primera ministra Sanna Marin, ha anunciado que “están vigilando muy de cerca sus aguas territoriales tras las explosiones de los dos gasoductos”, porque lo considera "muy graves y extremadamente preocupante".

El Kremlin y EEUU ya han salido a decir que no tienen nada que ver con las filtraciones en los Nord Stream. Según la CNN, fuentes de inteligencia europeas vieron barcos de apoyo a la armada rusa en las inmediaciones de fugas en los gasoductos Nord Stream. No está claro si los barcos tuvieron algo que ver con esas explosiones, dijeron estas fuentes, pero es uno de los muchos factores que los investigadores estudian.

También se observaron submarinos rusos no muy lejos de esas áreas la semana pasada, dijo uno de los funcionarios de inteligencia. Hay analistas que dicen que detrás del sabotaje podría estar un golpe de autoridad de Rusia para mandar un mensaje de miedo. Sería una forma de demostrar que está en condiciones de atacar cuando quiera las instalaciones críticas de la UE.

Publicidad