Con motivo de la última entrega del hombre araña, algunos de los actores que la protagonizan han acudido a un hospital infantil de Los Ángeles para sorprender a los más pequeños.

Por un día los superhéroes han sido reales y el cariño, las risa, las fotos y los juegos han sido asegurados. Si Spiderman siempre tiene tiempo para sus vecinos, está vez no iba a ser menos, todos los niños se han podido hacerse su selfie con su protagonista favorito y han podido disfrutar de las intrépidas piruetas que estos han realizado.

Los niños han acogido esta iniciativa con los brazos abiertos y la experiencia de poder estar con su superhéroe favorito les acompañará para siempre.