Los vecinos de Sommaroy, una pequeña localidad situada al norte de Noruega, ha presentado a las autoridades una solicitud para suprimir de forma oficial el uso de horarios. Los vecinos dicen querer ser "la primera zona libre de tiempo del mundo".

A principios de junio, se celebró una comisión que contó con la presencia de toda la comunidad que estaba a favor de su aprobación.

La idea, para los ciudadanos de esta región, es que cada habitante de este pueblo pueda hacer sus actividades en cualquier momento del día, cuando ellos lo deseen, según explica el promotor de esta campaña, Kjell Ove Hveding.

"Nuestro objetivo es lograr flexibilidad 24 horas los 7 días de la semana", de modo que "si quieres cortar el césped a las cuatro de la mañana, entonces lo haces", ejemplifica Hveding, precisando que pretende extender la medida a las escuelas y lugares de trabajo.

Sin embargo, la propuesta no tardó en cosechar críticas de expertos, que alertaron de los peligros que esta idea podría acarrear para la salud.