Israel se paralizó durante varios minutos con el sonido de las sirenas antiaéreas en recuerdo a los seis millones de judíos caídos en el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial.

Durante dos minutos, millones de israelíes brindaron homenaje a las víctimas del nazismo bajo el sonido de una sirena, usualmente utilizada como alarma antiaérea, que paralizó la actividad en todo el país parando incluso a personas que conducían y que aparcaron sus vehículos en los arcenes. También se han detenido los peatones y ha cesado la actividad en las escuelas, comercios locales e instituciones.

Este tradicional gesto conmemora a los fallecidos hace más de 70 años en el que fue uno de los episodios más trágicos de la historia.

El sonido de la sirena dio comienzo a una ceremonia oficial en la que participaron las máximas autoridades del país como el primer ministro Benjamin Netanyahu, que participó en una ofrenda de flores.

Los actos de recuerdo de la Shoá (Holocausto en hebreo) proseguirán durante toda la jornada con la lectura del nombre de los caídos en Yed Vashem y la Kneset (Parlamento israelí), además de otros actos institucionales y servicios religiosos, y la proyección en centros culturales y televisiones de reportajes y películas sobre el plan conocido como la "Solución final" del régimen nazi.