23.999833

Publicidad

Coronavirus

Singapur lanza los 'cruceros a ninguna parte' para reactivar el turismo durante la crisis del coronavirus

Los pasajeros se suben al crucero, pasan unos días en el mar sin hacer paradas... y vuelven al mismo lugar.

Primero fueron las compañías aéreas las que anunciaron 'vuelos a ninguna parte' para subsistir durante la pandemia del coronavirus... Y ahora son los cruceros los que se apuntan. Los pasajeros se suben al barco, pasan unos días en el mar sin hacer paradas... y vuelven al mismo lugar. Eso sí, en el trayecto pueden disfrutar de las actividades del crucero.

De momento, solo está disponible en Singapur, país que comenzó el pasado viernes sus viajes piloto de cruceros "a ninguna parte", con salida y destino en la ciudad-Estado, con fuertes medidas sanitarias para calibrar la reanudación de las actividades turísticas.

El crucero World Dream, operado por la naviera Genting Cruise Lines, zarpó hasta aguas profundas en este trayecto de "vacaciones en el mar" disponible para dos o tres noches.

El barco, que no atracará en otros puertos y con un aforo limitado al 50% de su capacidad, cuenta con numerosas actividades lúdicas para los viajeros, un teatro, un parque acuático o un balneario, donde disfrutar del trayecto, apunta en un comunicado la naviera.

Estrictos controles contra el coronavirus

El World Dream ha superado los estrictos controles impuestos por las autoridades locales a fin de evitar la propagación de la covid-19 y para asegurar unos protocolos sanitarios, entre ellos controles de temperatura al embarcar y al desembarcar y medidas de distancia social, entre otras.

Toda la tripulación ha tenido que superar una cuarentena de 14 días a su llegada a Singapur y dar negativo en los controles para detectar el virus.

Otro sector muy golpeado por la pandemia

Si bien algunos países han comenzado a permitir los cruceros, con limitaciones, el sector todavía se encuentra lejos de retomar la actividad previa a la pandemia.

La aerolínea de bandera singapurense Singapore Airlines descartó a finales de septiembre el plan para ofrecer "vuelos a ninguna parte", que despegan y aterrizan en el mismo aeropuerto, tras la polémica causada por la contaminación que causarían.

Sin embargo, otras compañías aéreas como la australiana Qantas o la japonesa ANA continúan con sus planes de vuelos sin destino.

Publicidad