Una niña de 8 años ha sido secuestrada cuando paseaba junto a su madre por la calle en Texas, Estados Unidos. El momento ha sido grabado por la cámara de seguridad de un vecino.

"¡Ayudadme! ¡Ayudadme, por favor! ¡Acaban de secuestrar a mi hija!", son los gritos de desesperación de su madre, que se pueden escuchar en la grabación. Paseaba por la calle con su hija cuando un coche se detuvo, cogió a la menor, y emprendió la marcha.

Los vecinos salieron inmediatamente de sus casas y comenzaron a buscar cualquier rastro de la pequeña. Se organizan batidas para dar con su paradero.

La policía publicó los datos del secuestro en Internet para pedir la colaboración ciudadana. Gracias a ellos, y a las imágenes captadas por una cámara de seguridad, localizan el coche del rapto.

Fue un hombre el que reconoció el vehículo frente a un hotel y llamó inmediatamente a los agentes. "Pudimos entrar en la habitación y rescatarla sana y salva", explica la policía.

Tras horas de búsqueda, consiguieron rescatar a la menor y detener al principal sospechoso. Es Michael Webb, de 51 años, y tendría antecedentes por robo, agresión sexual y posesión de drogas.

La policía confirma que no tiene ningún tipo de relación o parentesco con la niña, y que podría haberla elegido al azar. Ahora se le acusa de secuestro agravado.

La menor ha sido trasladada a un hospital, al parecer, en buen estado.