El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, defendió este lunes su propuesta de multar a quienes rescaten por su cuenta migrantes en el Mediterráneo central, una idea dirigida especialmente a las ONG y muy criticada incluso dentro del Gobierno.

El líder de la ultraderechista Liga, que gobierna Italia con los populistas del Movimiento 5 Estrellas (M5S), acudió este lunes a un acto electoral para las elecciones europeas en Sanremo (noroeste) y ante el público defendió su gestión de la inmigración y la seguridad. Sobre todo destacó el borrador de un decreto ley que pretende llevar al Consejo de Ministros para su aprobación y que introduce "disposiciones urgentes" en materia de seguridad: "Aplicar respeto, orden y disciplina en este país es urgente", exclamó.

El texto considera "extraordinaria la necesidad y la urgencia de establecer medidas contra las praxis que eluden los dispositivos que determinan el destino al que deben ser transportadas las personas rescatadas en el mar". Salvini cerró los puertos a las ONG que salvan migrantes en el mar pues cree que, dado que en su gran mayoría son rescatados frente a Libia, deben ser trasladados a ese país en guerra, algo a lo que dichas organizaciones se niegan por el clima de violencia.

El primer artículo de esta propuesta establece multas a aquellas organizaciones o barcos que rescaten migrantes sin seguir las instrucciones de las autoridades de la zona donde tenga lugar el auxilio, casi siempre en aguas de competencia libia, o las de su país de bandera.

Las sanciones van de 3.500 a 5.000 euros por cada migrante que transporte, así como la suspensión de 1 a 12 meses o la cancelación de la licencia de navegación otorgada por las autoridades italianas.

La propuesta da más poderes al ministro de Interior en el control naval, permite el uso de las interceptaciones telefónicas para combatir las mafias de seres humanos, destina más recursos para las fuerzas del orden y propone medidas contra los clanes mafiosos.

Por el momento se trata solo de un anuncio, aunque Salvini ha dicho que le gustaría proponer el proyecto al Consejo de Ministros de esta semana, que debería votarlo y en el caso de aprobarlo, luego pasar al Parlamento para su conversión en ley.

Un proceso que se prevé complicado pues sus socios de Gobierno, el M5S, ha expresado grandes reservas sobre esta iniciativa y, como muchas otras ideas de Salvini, sospechan que esconde una maniobra electoralista ante las elecciones al Parlamento Europeo.

También te puede interesar...

Salvini prefiere legalizar la prostitución a la droga porque el "amor es bueno"