El ministro del Interior, Matteo Salvini, ha criticado las labores del buque español Open Arms que esta madrugada ha rescatado a 38 inmigrantes que se suman a los 121 que llevan una semana esperando un puerto seguro.

Salvini ha ironizado con que, después de pasar nueve días en el mar, la tripulación habría tenido tiempo de ir y volver a Ibiza o Formentera.

"En ocho días, este barco va y vuelve de Ibiza y Formentera hasta tres veces. ¿Por qué estos pobres inmigrantes no pueden ser llevados a Ibiza y Formentera? Al menos así aprovechan y se divierten", ha manifestado el ministro del Interior.