Un vídeo de 44 segundos muestra los últimos momentos del Boeing 737-8BK antes de estrellarse en la Laguna de Chuuk el 28 de septiembre de 2018. En las imágenes, se puede ver a los pilotos usando los controles de cabina antes de que el sistema de advertencia del avión avise de que están demasiado cerca del suelo. Entonces, el piloto exclama: "¡Estamos muy bajos!".

Este vídeo lo grabó un ingeniero y forma parte de un informe sobre el accidente. La investigación oficial explica que el avión perdió la pista durante 460 metros por la poca visibilidad, lo que hizo que finalmente impactara en el agua. Asimismo, se afirma que el capitán y el copiloto ignoraron varias advertencias y no fueron "conscientes" del peligro.

Los barcos locales y buzos de la Marina de Estados Unidos rescataron del agua a 34 pasajeros, seis de ellos graves, y 12 miembros de la tripulación. Tres días después, se encontró el cuerpo sin vida de otro pasajero. Los investigadores concluyeron que el fallecido viajaba sin cinturón de seguridad.